San Nicolas News

Las dejamos solas

19.02.2020 

Ayer a las 18 hs.  en el marco de la convocatoria a la marcha y pedido de justicia por el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesel, manifestación que se desarrolló en esa ciudad y en Buenos Aires, mas precisamente en la Plaza del Congreso e la Nación, aquí, en San Nicolás los “Familiares de Víctimas” realizaron el mismo pedido de justicia por los homicidios cometidos en nuestra ciudad y el epicentro fue la Plaza Mitre. Lamentablemente la falta de empatía y desinterés de los nicoleños quedó plasmada en la marcha a la que solo acudieron unas 80 personas.

“No hay que aflojar” le dijo Silvia la madre de Daiana, la enfermera asesinada a la mamá de Micaela Bogado, joven también  recientemente asesinada en San Nicolás.

 

Las dejamos solas.

Se realizó en San Nicolás una movilización en apoyo a los familiares de Fernando Baez Sosa, enmarcada en una jornada nacional en pedido de justicia y seguridad. Estuvieron presentes familiares de víctimas que en nuestra ciudad, han formado parte de las páginas más triste y oscuras de los últimos años. Sin ir muy lejos en el mes de noviembre del año pasado, aparecía asesinada Daiana Almeida en los campos aledaños al Molino de Santa Clara. Siguen la misma línea de espanto, no olvidemos en caso de Ángeles Barrios, quien también apareció asesinada días más tarde a su desaparición, en un descampado lindero al cementerio El Celestial.

En la jornada de ayer hubo presentes 80 personas, entre las que se encontraban los familiares de las víctimas nombradas, como así también familiares de otros casos que no hemos traído hoy a estas páginas, porque la intensión es reflexionar sobre la falta de empatía de la sociedad, para sostener en el tiempo un reclamo de justicia antes un asesinato.

Si bien la sociedad nicoleña ha reaccionado ante un caso como el de Daiana, pareciera que esa conmoción por un lado se da de manera espontánea y por el otro viene estimulada por los medios de comunicación, más aun si se nacionaliza el horror como fue el caso de Daiana. Pero luego pareciera que nos olvidamos que una de esas víctimas puede llegar a ser (que Dios nos libre de esta afirmación) cualquier de nuestros hijos, amigo, sobrino, padre o abuelo. No es de extrañar entonces que como playo es nuestro compromiso, poco profunda sea nuestra reflexión a la hora de abordar una problemática social, y aparezcan entonces en esas marchas espontaneas, reclamos que están mal dirigidos o falaces procesos de pensamiento a la hora de reflexionar sobre un hecho. Ejemplo de esto (de la poca profundidad y el error reflexivo de abordaje) son las inscripciones que aparecen en carteles como por ejemplo: “que los jueces y fiscales se pongan a trabajar” o ese que comúnmente se hace visible últimamente “pena de muerte”

En el primer caso  la falacia aparece cuando se cree que los actores judiciales no trabajan, como si decidir la cárcel de una persona o la libertad de un delincuente o asesino fuera sencillo. En verdad esos actores judiciales se ajustan a un código procesal y a un código penal, que si es laxo o poco rígido o poco justo, el reclamo debe ser dirigido a los legisladores, quienes son los que piensan y aprueban las leyes. En el segundo caso, el poco compromiso o la falta de profundidad reflexiva se expresa en el espontaneo pedido de muerte, y decimos que se expresa en dicha frase porque pensamos que la solución rápida e individual va a resolver un conflicto social. Que sea rápido, así de esta manera no tengo que seguir marchando o sin tiendo pena por los familiares de las víctima, de los cuales se entiende el dolor expresado en una moción como la que aquí apuntamos.

De manera individual no se solucionan problemáticas que asciende a un nivel social y colectivo, es hora de que entendamos esto, es hora de que dejemos de ser individuos para transfórmandonos en ciudadanos. Necesitamos del compromiso sostenido en el tiempo y el compromiso de todos para que los estratos de las instituciones más altas, oigan un pedido que se transforme o se meta en las agendas de los funcionarios y legisladores.

La convocatoria fue por redes sociales, se hicieron presentes algunos familiares y amigos de las victimas, pero la ciudadanía en general se desinteresó por completo de este reclamo de justicia. En los bares que rodean a la Plaza Mitre se podía observar la falta de empatía y acompañamiento a estas  familias que sufren el dolor de haber perdido a sus hijos. No hubo organizaciones, ni muchos carteles, ni megáfonos, nada, simplemente, hemos decidido como sociedad no acompañar a los familiares de victimas, principalmente madres que llevan adelante esta lucha y las hemos dejado solas.

 

San Nicolas News

Nuestras redes

Seguinos en Facebook, Twitter e Instagram y mantenete informado